La Corte Suprema de Estados Unidos eliminó el derecho al aborto en todo el país