Tres polizones viajaron durante 11 días amarrados al timón de un barco petrolero