La vicepresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, fue condenada a 6 años por corrupción